9 de marzo de 2010

Un grito

Ayer, hoy y siempre buscaremos que las cosas sean justas en un mundo inequitativo.
Esforzarse, no rendirse jamás. No bajar los brazos.
Resistir los golpes que nos dan, y luego vencerlos con el Perdón.
Sólo el que la lucha, una y otra vez, sabe lo que es ser un guerrero en este cosmos...


¿Y tu grito cuál es?

1 comentario:

Valèrie dijo...

Breves palabras que encierran tantas ideas. Palabras firmes y contundentes. Jamás bajar los brazos y seguir luchando...por más de que el mundo entero quiera arrebatarnos los valores, principios, pensamientos...y muchas veces también los sueños.
¿Cuál es mi grito? Creo que es el de serme fiel a mí misma, más allá de todo, venciendo obstáculos y tratando de que el fluir de la vida no se robe mi esencia.

Me encantó la firma que me dejaste Mati, muchísimas gracias por comentar acerca de mi posteo dominical, cuando estoy triste y escribo ese tipo de cosas cierro la entrada porque de alguna manera siempre termino tragandome todo, así que gracias por comentar al respecto en la entrada siguiente. Lo que más me gustó de tu comentario fue que diste en el punto justo, en una idea que sostengo y la cuál me ha llevado a acalorados debates pero que no puedo dejar de sostener: y es justamente lo que me planteabas sobre el hecho de escribir cuando estamos tristes, o de las grandes obras de poetas bañadas en dolor. Lo planteé brevemente hace bastante: http://valewaldisperg.blogspot.com/2010/01/i.html y lo sigo sosteniendo.

Comparto lo que me dijiste acerca de la escritura como un método de desahogo, en mi vida siempre funcionó así.

Y los domingos...me acechan desde hace años. Solo los esquivo cuando estoy con personas, como vos decías...así que cuando llegue el invierno y los domingos duelan más habrá que rodearse de amistades para que la nostalgia no se convierta en tristeza.

Vuelvo a agradecerte por tus bellas palabras, te dejo un beso grande, y espero que por allí todo ande bien.

PD: ¡Qué hermoso es entrar a tu blog y rememorar un momento tan emotivo de aquella noche inolvidable de las bandas eternas!