11 de julio de 2016

Volver a escribir

Para desahogar palabras que fueron metamorfosis de angustia.
Para revivir una y otra vez como si fuéramos un ave Fénix.
Para quebrantar las cadenas que nos atan a la pena de sufrir.
Para reemplazar al dolor por un manto de esperanzas.
Para no volver a caer en los abismos de lo que creíamos que era amor, cuando la realidad nos mostró que el hipotético sentimiento pasó a ser un antídoto tóxico que nos empapaba de alegrías fantasiosas.
Para pelearle a las batallas que se nos presentan en cada despertar.
Para abrazarse a la cintura de una nueva ilusión.
Para dejar atrás el pasado y afianzar un futuro mejor.
Para espantar los males que nos aquejan por dentro.
Para que el cuerpo no tenga que hablar lo que el alma calla.