23 de mayo de 2009

Un sentimiento...

Úlimamente, estoy utilizando la escritura a modo de desahogo por tantas cosas que azotan mi alma y mi ser...

Generalmente, se está pasando por un momento de muy pocas energías positivas. El mundo anda mal. La sociedad argentina, cada vez peor. Las ilusiones parecen desaparecer, por momentos. Los sueños se esfuman en un planeta que cada vez nos oprime más y más. En resumidas cuentas, siento que no se está viviendo bien. Son esos momentos en que uno se detiene a reflexionar y buscar salidas a los distintos problemas, aunque muy pocas logran hallarse.

Para no contradecirme, en un post anterior, hablo de la esperanza. Este bendito término del cual nos agarramos los seres humanos, y que tenemos como ideal aquellos que buscamos el manotazo antes de ahogarnos en el mar de la pena, la incertidumbre y la tristeza. Los problemas se nos suman, día a día. Está el vecino que habla todas las mañanas acerca de cómo pagar sus cuentas, que no llega con el alquiler y aún así se le aproxima un nuevo aumento. O mismo en la casa de algunos, que por más que la reman y reman, trabajan forzosamente, no llegan a cubrir las facturas de la convivencia. Es decir, es la cuota de vida que afrontamos desde que llegamos al mundo. Pienso en ese "maldito Dios artificial", al escribir esto. Cada día estoy más angustiado y enbroncado con este sistema capitalista de mierda que nos toca vivir. Lamentablemente, es algo que si o si debemos aceptar. Es sumamente arbitrario.

Por suerte, a "uno solo" le quedan factores en donde apoyarse: la amistad, por sobre todas las cosas; determinados estímulos que nos fortalecen y nos permiten seguir adelante; el amor, aunque es una palabra que, por momentos, parece desaparecer; entre otros. Por eso mismo, "más allá de toda pena, siento que la vida es buena". Los ejemplos citados nos dan una luz en la oscuridad y eso hace que los días se vuelvan más llevaderos.

La solución está en nosotros. El cambio depende de cada uno, individualmente. Si logramos hallarnos y podemos estar bien con nosotros mismos, eso se va a transmitir a las personas que nos rodean. A su vez, los que están al aldo nuestro se van a cargar de buenas vibras y se lo van a pasar a sus otros conocidos. Y así, se irá formando una cadena que llevará a la GRAN SOLUCIÓN para todos. Parece fácil decirlo, pero por qué no lo ponemos en marcha y probamos a ver si es tan difícil como dicen algunos.

Dejo la sección de Comentarios para que opinen libremente y puedan expresarse. Desde ya, muchas gracias a todos los que visitan "El Gemido del Gorrión". Estamos en las 200 visitas y eso, para mí, es un orgullo inmenso. Simplemente, GRACIAS.

Un abrazo de luz a todos