10 de abril de 2012

Planeta Salvaje (online) - Psicodelia y Realidad


El planeta salvaje (La planète sauvage) es una película francesa de animación, hecha en 1973 y dirigida por el francés René Laloux. A través de una historia de ciencia ficción, el film nos sumerge en el drama de dos sociedades enfrentadas entre sí por medio de la opresión, y en el incierto destino al que confrontan, abocadas a la propia destrucción: Oms vs Draags.
La historia está basada en la novela Oms en Série del francés Stefan Wul.
El director del film René Laloux nos muestra un futuro en el que los seres humanos, llamados "Oms" (palabra inventada, derivada de la francesa "hommes": hombres), han sido llevados al planeta de los gigantes Draags, de piel azul, orejas como aletas de pez y enormes ojos rojos. Algunos han sido domesticados (con collar y cadena) como mascotas, pero otros corren libres y salvajes, así como también son exterminados de manera periódica.
En la sede del gobierno, el Consejo de los Draag se discute sobre la eliminación de los Oms salvajes o si sólo es necesario mantenerlos en un número aceptable. Se revela que los Oms fueron encontrados en un planeta que mostraba evidencias de vida civilizada, pero las imágenes muestran que la Tierra estaba en un estado post-apocalíptico.
La película plantea cómo sería la historia si fuésemos la especie inferior, como por ejemplo las hormigas. ¿Qué sería lo que nos mantendría como especie? ¿Qué es lo fundamentalmente humano?
Finalmente, los Draags y los Oms muestran que se puede alcanzar la paz si sus líderes realmente quieren lograrlo. Éste fue tema de muchas películas desarrolladas durante la guerra fría, y de gran actualidad en estos tiempos difíciles, de guerras económicas y luchas por el poder.
Por último, cabe señalar que la estética tiene referencias directas al movimiento surrealista, aunque también hay mucho de ilustración de la época, de la psicodelia.

El Planeta Salvaje (1973) - Online

2 comentarios:

Valèrie dijo...

Justo estaba leyendo sobre "la dominación" para una materia antropológica de Filosofía. ¿Y quién sabe si en unos mil años más o menos, no estaremos en este tipo de guerras entre diferentes planetas de las que tanto provecho saca la ciencia ficción? ¿Quién sabe si algún día la ciencia-ficción-irreal no pasará a convertirse en ciencia-ficción-distópica al estilo orwelliano-huxleyano? ¡Los temores de Bradbury hechos realidad!
Ja, sólo estaba delirando un poco, saludando y regresando por estos pagos :)
Me estoy por ir a la facu, el día está lluvioso, ideal para tirarme a ver esta animación! lástima que tendré que postergarla, pero volveré!

Valèrie dijo...

Querido Mati!

Muchas gracias por tomarte el tiempo en leer y comentar mis entradas :)
Quiero decirte que comparto las mismas emociones que vos al escuchar al Flaco, me pasa eso de derramar lágrimas más que nada cuando lo escucho hablar a él, antes de empezar a cantar una canción…o en alguna entrevista…la verdad es que se me parte el alma, y si bien trato de enfocarme en que la vida es un ciclo, en que su música es imperecedera…me cuesta mucho aún aceptar que se fue cuando tenía tanto por darnos (y pese obviamente, a que la inmensidad de lo que nos dejó es infinita y que tenemos Flaco para toda la vida…) pero creo que se entiende, no? Puto cáncer, no encuentro otra palabra para describirlo más que esa.
Y es cierto, “somos alma de diamante”, ¡es una de mis canciones preferidas! Ahora por acá suena un cover de Credulidad hecho por Pedro Aznar, otro de los grandes, al menos para mí.
Gracias por la página orwelliana que me dejaste, ahora voy a echarle un vistazo, si se trata de Orwell seguramente es interesante! 1984 ha pasado a formar parte de mis libros preferidos, de esos a los cuáles uno no deja jamás, jamás de volver. Rebelión en la Granja también me ha gustado, pero quizás al ser tan corto (lo cuál no impide que sea sumamente rico en contenidos) no me llegó tanto como 1984. Es duro chocar con la realidad y toparnos con un mundo que ayer era una predicción y que en parte hoy es una realidad, yo también viví bastante en un mundo de rosas, y hoy trato de no vivir en un mundo de rocas sino de convivir en ambos mundos, creo que nunca tenemos que dejar de lado nuestros sueños, fantasías y proyecciones por más idealistas que sean y por más de que la realidad nos hunda en más de una oportunidad.
Son sumamente interesantes las preguntas retóricas que le dirigirías a George, creo que poco a poco podés irte contestando algunas de ellas, excepto la de cuál es su mayor miedo. ¿El tuyo, cuál es? Inevitablemente se me vienen a la mente los pasajes de las ratas, ¡qué horror!
Otra cosa, muchas gracias por los halagos, especialmente por este: “Cada vez que leo un post tuyo, me quedo pensando sobre el tema en cuestión que tratás”. Conseguir eso, pese a todas las auto-críticas que tengo con respecto a mis escritos…pero poder dejar pensando a alguien…¡es todo un orgullo! Es de lo mejor que un lector podría decirme. Así que gracias, nuevamente.
Desafortunadamente aún no pude hacerme el tiempo para ver la película que subiste en esta entrada. Son las diez de la noche y aún tengo que ponerme a cortar las verduritas para preparar la cena! Hace un ratito nomás salgo de cursar una materia de Filosofía que se llama Problemática Histórica y casualmente durante toda la clase se me vino a la mente 1984, por la censura que se hacía en el mundo del Gran Hermano sobre los sucesos del pasado, y pensaba en cómo muchas veces la historia no es más que un recorte de sucesos hecho por las élites o las clases dominantes. Por suerte la postura de la cátedra es marxista, así que la profe nos hace pensar críticamente todo el tiempo.
Bueno, tengo hambre así que parto con Pedrito! Un fuerte abrazo de luz Mati :)